Parte Meteorológico Marciano

  • qalat 

La sonsa InSight comienza a proporcionar datos sobre el clima que la rodea y se pueden seguir online.

Imagen artística de la sonda InSight

Es una misión cuya meta esta bajo la superficie, mirando directamente al corazón del planeta. Es por ello que no dispone de un gran sistema de cámaras (más allá de las necesarias para monitorizar su actividad) y que se eligió una llanura en principio, tan carente de características interesantes. El tesoro que busca está bajo sus pies. Pero eso no significa que ignore por completo el mundo exterior, ya que enviar una sonda a Marte es siempre un proceso complejo y costoso, por lo que la lógica impulsa a sacarle el máximo partido posible.

El rover Curiosity ya envía un parte climático continuo desde su llegada. Temperatura, presión, vientos dominantes… pero todo ello desde un solo punto del planeta. Es como si quisiéramos crear un mapa del clima terrestre a partir de los datos de una sola instalación meteorológica en un lugar cualquiera. Sería una visión parcial y carente de contexto. Por ello InSight era la oportunidad de ampliarlo, de lograr información desde otro lugar al mismo tiempo que el gran rover, permitiendo compararlos y generar una panorámica algo más amplia. De ahí nació APSS (auxiliary Payload Subsystem), un conjunto de sensores desarrollados por la Universidad de UCLA, en EE.UU y el Centro de Astrobiología de España (CAB) para estudiar las condiciones ambientales, permitiendo así enviar lo que podríamos llamar un parte meteorológico marciano.

El sensor de presión atmosférica ha sido desarrollado por la Universidad de UCLA.

Ahora APSS ya está plenamente activo y los primeros partes del tiempo están llegando a La Tierra. Por ejemplo, el pasado domingo día 17 de febrero fue lo que se puede considerar un día invernal típico marciano en esas latitudes, con una máxima de -17 grados centígrados y una mínima de -95, y una velocidad máxima del viento de 16.9 metros por segundo en dirección suroeste. Desde entonces los datos se van actualizando: “Te da la sensación de visitar un lugar extraño“, explica Don Banfield de la Universidad de Cornell, en Ithaca, Nueva York, quien dirige la ciencia climática de InSight: “Marte tiene fenómenos atmosféricos familiares, pero al mismo tiempo muy diferentes a los de la Tierra“.

Los TWINS, construidos por el Centro de Astrobiología de España, son los “ojos” que controlan el clima marciano, tanto temperaturas como vientos.

Poco a poco la Mars Insight va desplegando todo su potencial. Y mientras sus instrumentos principales ya están sobre la superficie, listos para adentrarse en el corazón del planeta, sus ojos también se elevan hacia el cielo marciano.

Fuente: Los Viajeros Estelares